martes, 11 de diciembre de 2012

A mi Ángel...

Gracias por salvarme siempre, 
incluso hasta de mi misma.
Te amo mucho...
Y aunque con palabras o hechos 
trate de manifestarlo,
en mi mirada puedes confirmar 
cuanto te quiero.

(m. bueno)